miércoles, 3 de febrero de 2016

Un fruto sincero de adulaciones

Me emociona verme rodeado de caras sonrientes, porque es un fruto, muy respetable de personas felices, nada más. Además se les denota un cierto aire sincero de esos que no hace falta que lleven hasta el extremo de fingir amabilidad por algún tipo de necesidad.
Aunque existen las excepciones.
Simplemente y con llaneza, solté una sinceridad de esas que atraviesan la piel, lógicamente se me enfureció con despotrique incorporado y todo. Pedí disculpas por haberla "ofendido" al ir de cara y en ese preciso instante supe que tan solo las adulaciones complacen a los necios. (En otra vida la adulé y conseguí llevarla a la cama y dejarla bien ..."apretada" -iba a decir lo que corresponde, mejor no-, mas tarde fui decretado "persona non grata", vamos, un sinvergüenza). No entendía nada de todo aquello que me estaba sucediendo. 
-Perdón, si lo que queríais escuchar son falsedades, no estoy nada acostumbrado a esa mierda de juego-.
A nadie le gusta la sinceridad agria, por ser un trago amargo en un mundo repleto de elegancia y perfección sarcástica, por supuesto. Suelo ser bastante educado, incluso en situaciones peliagudas de esas que sacaría a cualquiera de sus casillas, aun así digo lo que me place, cuando me place y al que le pique que se rasque, pero eso si, siempre con mucha calma, tranquilidad y sobre todo educación, sabiendo donde se pisa, es lo mas cauteloso. 
También es importante saber cuando debes retirarte.
No me gusta despedirme con un adiós de esos de lengua afilada, no va conmigo, sencillamente al final por causa desconocida terminas encontrando bien por accidente, bien por necesidad a la persona no deseada, por lo tanto como en otras ocasiones, prefiero no escupir el agua que me ofrecen, terminar con la gratitud de un "hasta luego"o "nos vemos" y de este modo dejar la puerta abierta, porque si hay algo que gira además de la tierra, es la vida.
Busca en los rostros sonrientes, sus portadores te darán esa paz, esa felicidad que no tiene precio, sólo por eso me emociona verme rodeado de caras llenas de sinceridad viva.

© Jesús Roqueta 2016 ©


viernes, 22 de enero de 2016

Dulce melodía que nos envuelve

Y si fuera el mundo al revés...
No quisiera imaginarlo.
Ten piedad de la oscuridad precedida de una dulce melodía que nos envuelve. Cuchillos en manos de inocentes persiguiendo asesinos despiadados. 
-¡No, por lo que más améis!
-¡¡¡Soltad a las bestias!!!- dijo el monje impasible.
-¿Donde hemos llegado? - lamentó el asesino espantado por el horror.
Así es, ahora los "malos" son los que por fin, están perseguidos y los cazadores son... los que en otra vida, habían sido: crueles, despiadados, unos sin madre, nacidos de la crueldad teniendo como padre al mismísimo odio. Con la diferencia de esta vez les ha pillado la vida entre dos caminos: el del bien y el del mal. Más "cojoneramente" llamado: el yin y el yang....
Ciertamente no se cual es peor, entre salchichas y chistorras anda el juego, no quiero que se confunda si pongo un punto, porque dará sensación de que cambio de tema.
Presiento un cierto conocimiento de: (Que escribe este tío) o (Está loco de esos de atar).
Ahora mismo me siento como nunca lo he hecho, me siento bien, bueno mas aún que bien, me siento fenomenal, por la sencilla razón de que aún estando hasta los huevos de todas las putas chorradas, veo que soy uno de los pocos cuerdos o (loco) en este puto mundo. ¡Eh!, pero aún así amo a la humanidad y sus inventos chorras que disfruto con mucha alegría, eso si, haciendo más trampas que el más tramposo que conozcáis. Simplemente, tengo buenos maestros ante mi y me dejo llevar por las pautas de los que en general gobiernan grandes superficies super pobladas. Toneladas de gente y un sólo pastor,... es acojonante y aún así dejamos que nos aplasten como a indefensas cucarachas, demencial y ridículo serían dos palabras apropiadas. Con sus ejércitos, su policía, todos bien cubiertos por nosotros... Me faltaría una carcajada, pero no me hace ni puta gracia. 
Luego... ¡Cuidado que se rompe el sistema!... Habrá que socorrer a la: "Santa Banca"...y tras la parodia:
-¡Uf!, de que nos a ido, casi perdemos nuestros ahorros de toda la vida. Aunque es una buena entidad, eso nos da confianza.- 
Y si fuera el mundo al revés...
-¡¡¡Soltad a las bestias!!!- total... solo tenemos que hacernos una sola pregunta
-¿Que perdemos que ya no hayamos perdido?

                                                                             © Jesús Roqueta 2016 ©



Caricias a flor de piel

Lo podría nombrar en unos sentimientos cargados de adjetivos, pero terminó cambiando su denominación por: 
"Caricias a flor de piel con sabor a Ron de correa negra"...
Una incógnita.
Cuando se ponía nervioso, lo único que le tranquilizaba era escribir, escribir con mala letra y cargada de ideas insanas. 
Como por ejemplo: 
-¡Ojalá que la mierda te llegue hasta el cuello! Pero solo hasta éste, para que tu capacidad olfativa termine por segregar lágrimas y riegue tu seco cerebro.
¿Mala leche?... 
Todo lo contrario... Indiferencia, indiferencia pero siempre con conocimiento. Que uno esté cabreado sabiendo lo que hace, porque de lo contrario se puede percibir un ligero síntoma de agresividad. Ésa sería la palabra correcta y no andar liando con otras del tipo: "Hervor de sangre".  
Lo mejor es tener una paciencia inagotable, mas que nada por tema de salud, además, desquicia y si te ríes, incluso puedes llegar a desorientar al personal. 
Así que escribiendo peor que mejor lograba satisfacer sus necesidades salvajes, hasta ese punto en el cual las ideas de tortura iban desapareciendo poco a poco, dando paso a otras que lo llevaban a lugares llenos de paz y tranquilidad.

© Jesús Roqueta 2016 ©



domingo, 6 de diciembre de 2015

De viaje por la vida

El tren de la vida es maravilloso, puede llevarte a cualquier parte, pero lo mas importante es saber subirse a él.
No desistas, lucha, hazlo con todas tus fuerzas, para que tus acciones siempre sean mas fuertes que tus sueños. 
Solo de este modo serás feliz de viaje por la vida.
El miedo no existe, es algo inventado por nosotros mismos y este no nos deja avanzar. Trincalo por las pelotas y plantale cara. 

                                                             © Jesús Roqueta 2015 ©




Entradas populares